INSPIRACIÓN – De visita en Manhattan!

Nos metimos en este espectacular departamento de Manhattan a buscar inspiración a la hora de decorar el cuarto de los más chicos. Te invitamos a recorrerlo!

Los papás de Moses y Roman, partieron de la decisión de cómo dividir los ambientes de su casa. Después de darle vueltas al asunto, llegaron a la interesante conclusión de que sería súper funcional y divertido, que el ambiente más grande les permitiera unir en un mismo espacio, tanto el cuarto como el playroom de los más chicos de la familia.

Así empezó el proceso de armado de este espacio lleno de color.
Para decidir que camas usar, la clave paso por el espacio. Con el objetivo de que el “lugar para jugar” no se mezcle con “el lugar para dormir”, se eligieron camitas para chicos que no ocupaban tanto espacio, como las camas de una plaza que suelen usarse. La increíble alfombra vintage de estilo persa, la habían comprado por internet hace varios años, pero nunca encontraban su lugar de pertenencia hasta que se instaló perfectamente en este cuarto festivo y lleno de colores (tip! atención con lo que tienen guardado por ahí que todo vuelve).
La pared de iman (wow! Uno de nuestros favoritos) aporta un espacio de juego y aprendizaje super creativo, permitiendo aprovechar el espacio al lado de la puerta, que muchas veces suele desaprovecharse.  Otros elementos que vienen a aportar practicidad a este cuarto son las lámparas de pared, que ahorran espacio de la mesa de luz, y aparte quedan divinas.

PRIMERA

Y ya entrando en el “espacio para jugar” vemos una excelente reutilización de un sillón neutro, que formo parte de un living alguna vez, pero que hoy, cubierto de almohadones eclécticos y a través de un divertido mix de colores, se convierte en el espacio de lectura y descanso para los dueños de este cuarto.
SEGUNDA

 

Los espacios de guardado, son exprimidos al máximo para no desaprovechar nada. El closet, multiplicó su tamaño a través de cajas de guardado y un sistema de perchas en la puerta (para tener en cuenta!), y la ropa de uso diario de los más chicos, fue a parar a una cómoda baja con cajones, para que ellos mismos puedan vestirse sin problemas, ni alturas inalcanzables (nos encanta el toque industrial).

cuarta

Sabemos que existen múltiples opciones para guardar los juguetes, pero en este caso, tenemos estantes abiertos por una muy buena razón: no achica los espacios y los juguetes están siempre exhibidos esperando por sus dueños. Lo mismo ocurre con los libros, que están al alcance y esperando para ser leídos. Estas decisiones, refuerzan y estimulan su universo de juegos y creatividad. Así que ahora…..todo listo……y a jugar!

 

Fuente: Oh Happy Day!

Compartir este post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *